Escenarios energéticos para la Argentina (2013-2030) con políticas de eficiencia

En la publicación “Escenarios Energéticos para la Argentina (2013-2030) con políticas de eficiencia”, Vida Silvestre afirma que si la Argentina implementara las políticas de eficiencia energética planteadas en la publicación, se reduciría notoriamente el consumo energético y, por ende, el país se evitaría generar, aproximadamente, 6.000 MW en centrales eléctricas. Esto redundaría en un ahorro en costos de capital de U$S 31.000 millones a 2030. A su vez, en términos energéticos, este ahorro equivaldría a: 6 centrales de ciclo combinado con un módulo de 800MW de potencia o; 5 veces la cantidad de plantas nucleares argentinas en la actualidad o; 2 represas hidroeléctricas similares a Yacyretá.

“Hay que cambiar el foco de la discusión energética. Debemos dejar de pensar sólo en producir más y empezar a consumir menos. Es más económico, más amigable con el ambiente, y permitiría solucionar más rápido la crisis del sector”, afirmó Carlos Tanides, responsable del Programa Energía y Ambiente de Vida Silvestre.

Por otra parte, el documento analiza los sectores energéticos más relevantes considerando diferentes escenarios, con y sin políticas de eficiencia. Entre los resultados destacados se encuentran:

• Sector Eléctrico
En 2012, la demanda total de energía eléctrica en la Argentina fue equivalente a 121.192 GWh. Si se suman las posibilidades previstas por los escenarios de eficiencia energética estudiados (el que ya se está produciendo gracias a políticas empleadas y el propuesto por Vida Silvestre), el ahorro posible es de 50.000 GWh. Es decir, el ahorro equivaldría, a 2030, al 41% de la demanda total de energía eléctrica en la Argentina en 2012.

• Sector Transporte
El ahorro de combustible en transporte (nafta y gasoil), si se aplicasen medidas de eficiencia, sería de 345.000 m3 a 2030. En términos económicos, sólo en combustibles, se ahorrarían 240 millones de dólares anuales.

• Sector Industrial
La cogeneración consiste en generar energía eléctrica como subproducto de procesos industriales que requieren la producción de calor (p.ej. calderas). Las proyecciones estimadas por Vida Silvestre muestran que puede colaborar positivamente en la economía del país, reduciendo su dependencia de la importación de combustibles y disminuyendo los costos de sistemas de transmisión y distribución. El aporte de energía eléctrica que podría volcarse al sistema si se sumara la cogeneración industrial, es similar al ahorro producido por todas las medidas de eficiencia energética en electricidad al 2030. La potencia eléctrica generada a partir de la integración de los ciclos, proyectando a 2030, es de 6.300 MW, lo que equivale a 2 centrales hidroeléctricas de 3.200 MW, como Yacyretá, la más grande del país.

• Sector Hábitat y Gas
Los ahorros potenciales planteados a partir del Escenario de Eficiencia Energética en el sector, son equivalentes al total de la importación de gas de Bolivia o a la completa importación de gas por buques metaneros de la Argentina en todo 2012. Un ejemplo: Sólo en su función piloto, los calefones, estufas y termotanques consumen cerca de 2,5 millones de m3/día de gas. La aplicación de medidas tendientes a eliminar dicha función y reemplazarla por dispositivos electrónicos de encendido, podría generar un ahorro de consumo de gas similar a lo que se necesitaría para producir la electricidad que genera la central de Embalse de Río Tercero. Si a esto se suman medidas adicionales como, la aislación térmica en edificios, artefactos de gas más eficientes y la implementación gradual de sistemas de agua caliente de origen solar, el potencial de reducción alcanza a 1.5 veces el volumen de gas licuado importado en 2012 por la Argentina.

La publicación “Escenarios Energéticos para la Argentina (2012-2030) con políticas de eficiencia” se realizó con el apoyo de Fundación Avina, el auspicio de Genneia y el acompañamiento de la Asociación Argentina de Energía Eólica.

Descargar: Escenarios energéticos para la Argentina (2013-2030) con políticas de eficiencia energética