Recomendaciones de compra:

  • Elegí el equipo indicado para vos. Considerá el tipo de energía que tenés disponible para elegir entre cocinas eléctricas y a gas.
  • Es conveniente elegir cocinas o anafes que posean hornallas de distintos tamaños, para optar por la más óptima según la olla que usemos.
  • El volumen del horno es una elección importante, si solés cocinar platos grandes o varios platos es mejor optar por un horno grande. Si cocinás para pocas personas, es mejor elegir un horno de menor tamaño, ya que un horno grande implica un mayor consumo de energía.

Recomendaciones de uso:

Horno:

  • No abras la puerta del horno mientras cocinás, al hacerlo se pierde gran cantidad de calor y se necesita consumir más energía para volver a estabilizar la temperatura.
  • Cociná en grandes cantidades. Aprovechá para cocinar otras comidas, ocupando el espacio útil del horno, que luego podrás calentar en un horno microondas.
  • Descongelá la comida freezada poniéndola en la heladera primero, de esta forma la heladera aprovecha el frío entregado por la comida y cocinarla requerirá menos tiempo.
  • Solo precalentá el horno si la receta lo pide específicamente. No dejes el horno precalentando por más tiempo del especificado.
  • Establecé la temperatura correcta para la cocción de tus comidas. Una temperatura mayor consume más energía y podría alterar el resultado de tus platos.
  • Apagá el horno 10 minutos antes para cocinar con el calor remanente dentro del horno. Gracias a la aislación del equipo, la temperatura se mantiene estable y permite seguir cocinando sin usar energía.

Quemadores de plancha/hornallas:

  • Cociná con la olla tapada. Al no tapar la olla, la mayor parte del calor se pierde y cocinar necesita más energía y más tiempo.
  • Que la llama de la hornalla no sobresalga por el fondo de la olla. Cambiá la olla a una hornalla más chica o disminuí la llama para evitar derrochar energía.
  • Apagá la hornalla y tapa la olla 10 minutos antes para cocinar con el calor remanente.
  • No pongas una cantidad excesiva de agua para cocinar, cuanto menor sea la cantidad de agua menos energía se necesitará para calentarla.