Recomendaciones para Lavarropas

Elegí el tipo indicado para vos:

Tipo de carga: depende de tus necesidades y preferencias.

Carga superior: Estos equipos son más angostos, por lo que pueden colocarse en espacios reducidos. Permiten interrumpir un ciclo de lavado para sacar o agregar más prendas.

Carga frontal: pueden colocarse bajo mesadas.

Sistemas de lavado: Existen tres en el mercado.

Sistema europeo (de carga frontal o superior): Consisten en un tambor de eje horizontal que gira junto con las prendas, invirtiendo el sentido de rotación y haciendo pausas para que actúe el jabón. Realiza un tratamiento más suave de los tejidos.

Sistema oriental (de carga superior): En un tambor de eje vertical se lava mediante la agitación del agua que torsiona las prendas. La suciedad se elimina mediante la fricción de la prenda en su torsión y con las paletas y paredes del tambor. Consumen mayor cantidad de agua.

Sistema americano (de carga superior): Consiste en un agitador central con paletas que mueve la ropa dentro del tambor de eje vertical con agua.

Tamaño: Elegir el tamaño indicado es importante, ya que un equipo pequeño para tu cantidad de ropa a lavar te obligará a realizar más lavados y gastar más energía. Al mismo tiempo, un equipo muy grande a medio llenar desperdicia energía.

Programa ahorro de energía: hay equipos que disponen de un programa ecológico o de ahorro de energía. Buscá en las características de los equipos si esta función está incluida.

Recomendaciones de uso:

  • Lavá a carga completa. Juntá ropa sucia hasta alcanzar la capacidad del lavarropas, realizando un lavado a carga completa ahorrás más energía que con varios lavados de menor carga. A su vez, evitá la sobrecarga, ya que podría interferir con el lavado de tus prendas.
  • Si necesitás lavar ropa y no alcanzás la capacidad del equipo, utilizá programas de lavado de media carga.
  • Lavá con agua fría. El 90% de la energía que consume el lavarropas se destina a calentar el agua, elegí programas de temperaturas frías o templadas.
  • Si tu equipo dispone de programa ecológico o de ahorro de energía, preferí este antes que otras opciones.
  • Usá la medida de jabón que indique el equipo. Poner una cantidad mayor de jabón que la indicada por el fabricante no hará que la máquina lave más o mejor, le exigirá un mayor consumo de energía.
  • Optá por colgar la ropa en vez de centrifugarla. De esta manera aprovechás la energía del Sol ¡que es gratis y limpia!
  • Lavá la ropa cuando realmente esté sucia. Usá varias veces una prenda antes de ponerla a lavar.
  • Limpiá con regularidad los filtros de tu lavarropas.