Burletes y un calefón sin piloto, las dos claves para ahorrar $ 6 mil al año en el gas

  • Por mariano
  • Publicado hace un mes

11/10/2018

Burletes y un calefón sin piloto, las dos claves para ahorrar $ 6 mil al año en el gas


Tras las duras críticas de asociaciones de consumidores, de la oposición y hasta de sus aliados políticos, el Gobierno renunció esta semana a la idea de cobrar en 24 cuotas un adicional sobre las facturas de gas para compensar a las empresas por la devaluación. La decisión descomprimió el debate político, pero los bolsillos de los usuarios no podrán sentirse muy aliviados. Porque, aun sin ese cargo extra, las familias deben enfrentar desde el 1° de este mes, según su categoría, tarifas 20% a 60% más caras que las que rigieron hasta septiembre, y 100 a 230% más altas que las vigentes hace sólo un año, con el mayor impacto concentrado en los hogares de consumos medios y bajos.

En esto no hay marcha atrás a la vista. Así, la única chance de tener algún alivio será para las familias consumir menos gas. Un objetivo que, según especialistas, hoy es posible en la gran mayoría de los hogares de la Ciudad de Buenos Aires, pero requiere que adopten hábitos de ahorro energético y, especialmente, que inviertan en instalar los artefactos de mayor eficiencia. Es decir, los que logran cumplir su función con un uso de gas mucho menor.

El análisis de los nuevos cuadros tarifarios arroja que a partir de ahora, si los valores no sufren nuevos incrementos, un hogar porteño típico de consumo medio -tres personas en un tres ambientes de 65 m2- deberá pagar $ 17.051 por las facturas de los próximos 12 meses para sostener su uso anual de 1.161 m3 de gas. Y de ese presupuesto, más de $ 3.200 serán sólo para mantener encendido el piloto del calefón o el termotanque.

Así lo calcularon para Clarín expertos de la Universidad de San Martín (UNSAM), donde llevan largos años estudiando los consumos hogareños de energía del área metropolitana.

A partir de esas investigaciones, allí caracterizan ese “hogar típico” porteño como uno que destina el 47% del consumo de gas a calentar agua (con aparatos de más de tres años de antigüedad o con nivel de eficiencia “B” o inferior), otro 43% para calefaccionarse (con estufas de tiro balanceado) y el 10% restante para cocinar.

Con cargos fijos e impuestos incluidos, esos consumos generarán desde ahora una boleta promedio de $ 2.842 por bimestre para ese usuario. Pero los especialistas plantean que la misma familia puede empezar a reducir ese gasto de inmediato en un 35% si encara un “salto de eficiencia”.

“Hoy se tiende a cuidar más el consumo en calefacción, pero todavía no hay conciencia en cómo cuidar la energía al calentar agua, que a lo largo del año puede ser el gasto principal. Lo primero sería cambiar el calefón o el termotanque por un modelo sin piloto, etiquetado como ‘clase A’, que no necesita mantener una llama encendida constantemente para funcionar y viene con quemadores que aprovechan mejor la energía”, explicó Salvador Gil, director de la carrera de Ingeniería en Energía de la UNSAM y consultor del Enargas.

“Si a eso se suma la colocación de aireadores en las canillas y una flor en la ducha para emplear menos agua caliente, así como burletes en puertas y ventanas para controlar las infiltraciones de aire frío en invierno, y un uso prudente de la calefacción, regulándola en no más de 20 grados, el ahorro resultante puede ser muy importante”, propuso.

En total, según sus cálculos, con todas esas medidas el gasto anual de gas del hogar típico puede reducirse a $ 11.062, con un ahorro de $ 5.990 al cabo del primer año. Es decir, casi lo mismo que cuesta actualmente comprar un calefón de 14 litros de los sin piloto, también conocidos como “automáticos”, que se venden a precios desde $ 7.000 en las casas de productos para el hogar: sólo algo más caros que los que no tienen esa tecnología, pese a que consumen hasta un 60% menos.

“Al hacer un uso más eficiente del gas, el ahorro se genera por dos vías. La más evidente es que se usa una menor cantidad de metros cúbicos. Pero, además, al lograrlo, el usuario queda encuadrado en una categoría tarifaria inferior, lo que le permite pagar un precio menor por cada metro cúbico que usa, así como un cargo fijo más barato”, añadió Gil. En el hogar medio típico, por ejemplo, ese paso se da de la categoría R3-1 a la R2-3.

Según calcula el especialista, en el caso de una pareja sin hijos que vive en un dos ambientes de 50 m3, el mismo ejercicio arroja que, al volverse eficiente, su gasto anual en gas podrá pasar de $ 13.123 a $ 7.921 (un 40% menos). Mientras que, para un matrimonio con dos hijos en un cuatro ambientes de 75 m3, siempre en la Ciudad, las facturas de los próximos 12 meses podrían bajarle de $ 19.764 a $ 14.819 (un 25%).

Será un camino a explorar en todos los hogares ante tarifas que escalaron muy por encima de la ya alta inflación general. En la categoría R2-3, para hogares de consumo medio, si la boleta promedio era de $ 681 hace un año, hasta el mes pasado era de $ 1.377 y desde ahora sumará $ 2.062, más del triple.

Calentar agua, el uso que más pesa en la factura y el más fácil de reducir

En un hogar medio típico de la Ciudad, equipado con un calefón o termotanque de más de tres años de antigüedad -hoy considerados poco eficientes-, casi la mitad (47%) de todo el gas que se usa a lo largo de un año se quema en esos aparatos (ver infografía arriba), contra un 43% de la calefacción. Pero es poco el gas que en verdad se aprovechapara las duchas, el lavado de manos y demás utilidades. Cerca del 40% de la energía gastada por los calentadores de agua se destina sólo a tener encendidos sus pilotos. Y, en los termotanques, también a mantener el agua en la temperatura ideal, aunque nadie esté por emplearla.

Hasta hace poco, estas ineficiencias eran difíciles de solucionar. Pero en los últimos años, los avances tecnológicos disponibles permiten hacer un uso mucho más eficiente del gas para calentar del agua. Por eso, hoy se considera a este como el rubro donde más tienen por hacer los hogares para bajar su consumo, más que en la calefacción y en la cocción.

Una investigación reciente sobre la “eficiencia en el calentamiento de agua sanitaria”, elaborada por especialistas de la Universidad de San Martín (UNSAM), el Enargas y el INTI, deja en claro el potencial de ahorro al comparar el consumo promedio de gas de distintos artefactos para calentar agua, según una clasificación de eficiencia que va, con lógica decreciente, de la letra A a la F.

Según el documento, al traer sistemas de encendido automático sin piloto y mejores quemadores, los calefones etiquetados como clase A logran calentar 180 litros diarios con un gasto promedio de 0,6 m3 de gas al día. Mientras que, si el hogar cuenta además con sistemas de ahorro de agua en las canillas (como aireadores), la marca puede reducirse a 0,46

¿Cuánto consumen las tecnologías más viejas? Los calefones clase D gastan 1 m3 diario para calentar la misma cantidad de agua y los clase F -que aún funcionan en muchos hogares- queman 1,17 m3 diarios, es decir, casi el doble que uno de clase A. Y peor es para quienes tienen termotanques antiguos. Uno de clase E, por ejemplo, utiliza 1,52 m3 al día, casi el triple. Mientras que los termotanques más eficientes, mucho mejor aislados y con otras mejoras técnicas, logran bajar ese promedio a 1,10 m3.

Lo más costoso es mantener un termotanque viejo, porque consume mucho más que un calefón. Y permanentemente está quemando gas, aunque la persona no esté usando el agua y hasta cuando está fuera de la casa”, explica Salvador Gil, especialista en Energía de la UNSAM.

“Los aumentos de tarifas hicieron que hoy la inversión de cambiar los equipos viejos por los más eficientes se recupere mucho más rápido. Hoy ya no tiene sentido comprar un calefón o un termotanque que no sean clase A, porque, aunque puedan costar mil pesos menos, luego son mucho más caros de usar durante toda su vida útil, que es de una década. Aun así, la gente aún no ha tomado conciencia y los calefones A son menos del 20% de los que se venden. Con el tiempo, esto irá cambiando”, cerró.

Buenas prácticas

Con el agua caliente. Expertos aconsejan comprar calefones o termotanques con clase de eficiencia energética A. Además, colocar en las canillas aireadores y otros dispositivos para economizar el agua caliente, reduciendo el flujo.

Con la calefacción. Conviene usar estufas con termostato y regularlas en 20 grados. Colocar burletes en puertas y ventanas, y bloquear hendijas, evita que el ingreso de aire frío del exterior obligue al artefacto a trabajar más. Para una mejor aislación, debe haber cortinas en las ventanas.

Con la cocción. Usar siempre ollas con un diámetro mayor al de la hornalla. Al calentar agua, poner siempre la tapa.


Fuente: Clarín

comentarios proporcionados por Disqus

Productos destacados

  • Ranser HTA-RA70B
    Ranser HTA-RA70B
    • Consumo de energía (kWh/año): 88
  • ORBIS 320 BDO
    ORBIS 320 BDO
    • Marca: ORBIS
    • Modelo: 320 BDO
    • ean: ORB320BDON
    • Link al productor: https://www.orbis.com.ar/productos/320bdo/
  • Surrey 553VFH0921F
    Surrey 553VFH0921F
    • Marca: Surrey
    • Modelo: 553VFH0921F
    • ean: SURR5309
    • Link al productor: http://www.surrey.com.ar/miniwebs/vita/
  • ORBIS 320 KTO
    ORBIS 320 KTO
    • Consumo de energía (kg/año): 369
  • LG S4-W12JA3AA
    LG S4-W12JA3AA
    • Capacidad de refrigeración (kW): 3.517
    • Capacidad de calefacción (kW): 3.517