Día de la eficiencia energética

  • Por mariano
  • Publicado hace 3 meses

5 de marzo de 2021

Día de la eficiencia energética

Prácticamente todas las actividades que desarrolla el ser humano requieren de la utilización de recursos energéticos, en mayor o menor grado. Sin embargo, no se busca consumir energía porque sí, sino que se la utiliza con un objetivo específico (pudiendo ser el transporte, la calefacción, la conservación de alimentos, etc.). La energía es utilizada para satisfacer necesidades.

Este es un concepto importante, ya que nos permite identificar dos cuestiones:

  • Por un lado, la satisfacción de necesidades energéticas requiere de una fuente de energía (primaria o secundaria).
  • Por otro lado, la energía por sí misma no puede satisfacer una necesidad. Se requiere un equipo, infraestructura, logística, etc., que la utilice para generar algún producto o servicio.

Existen entonces diferentes elementos involucrados en la satisfacción de las necesidades (energéticos y no energéticos). Según cómo se administren los mismos, es posible utilizar una mayor o menor cantidad de energía para satisfacer una mismo objetivo. En este sentido, el uso eficiente de la energía implica reducir la cantidad de energía eléctrica o de combustibles que se utiliza, pero conservando la calidad y el acceso a bienes y servicios. Diferentes estrategias permiten lograr este objetivo, incluyendo el recambio de tecnologías (como el caso de las lámparas LED), la implementación de sistemas de gestión de energía, entre otras opciones.

Resulta importante diferenciar los conceptos de eficiencia y conservación. Mientras que el primero busca disminuir la relación energía/servicio brindado, la conservación implica utilizar la energía y equipamientos de forma consiente y adecuada. Ambos conceptos son diferentes, pero van de la mano: De poco sirve un sistema eficiente, si no se usa adecuadamente.

Eficiencia energética y emisiones

Según el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), la mejora de la eficiencia y el uso responsable de la energía son algunas de las medidas clave para lograr los objetivos de mitigación del acuerdo de París: Puesto que disminuyen la cantidad de recursos necesarios para satisfacer una necesidad, se evitan los impactos vinculados con la producción de dicha energía (como son las emisiones de GEI, los impactos asociados con la extracción de energía primaria, entre otras). Sumado a esto, las medidas de EE pueden aplicarse en cualquier sitio donde se requiera de un servicio energético (transporte, industria, residencias, etc.). De esta forma, la eficiencia energética representa una oportunidad con alto potencial para reducir emisiones de GEI, a lo largo de una multiplicidad de sectores, sin sacrificar la satisfacción de necesidades.

La energía más limpia es aquella que no se produce.

comentarios proporcionados por Disqus

Productos destacados