El autoconsumo fotovoltaico inyectado a red.

  • Por mariano
  • Publicado hace 3 meses

El autoconsumo fotovoltaico inyectado a red.

La Medición neta, saldo neto, balance neto o net metering.

Hasta hace poco tiempo, en muchos países, legalmente sólo era posible instalar paneles solares para autoconsumo en viviendas, empresas o instalaciones que no tuvieran la posibilidad de conectarse a la red eléctrica. La producción de electricidad y su distribución sólo estaba autorizada a las compañías eléctricas, razón por la cual el modelo eléctrico imperante en el mundo es el de las grandes centrales de producción eléctrica, que a través de complejos sistemas de transporte, lo distribuyen a los consumidores.

Esta situación sin embargo ha empezado a cambiar en los últimos años y ya algunos países han avanzado legislativamente para permitir a particulares y empresas que no estuvieran en lugares remotos la instalación de sistemas de energías renovables con los que generar electricidad, para autoconsumo y/o para inyectarla a la red eléctrica .
Uno de los esquemas más interesantes, y quizá el de mayor futuro, es el que se ha venido en llamar de medición neta, saldo neto o balance neto y que también es conocido con el término inglés Net Metering

¿Qué es el Balance neto?

Es un modelo de conexión entre un pequeño productor de energía eléctrica renovable para autoconsumo (eólica o fotovoltaica) y la red eléctrica general, en el cual hay un intercambio de electricidad.

Bajo este esquema, un pequeño productor instala paneles solares fotovoltaicos en su hogar o empresa (pueden ser también sistemas minieólicos) para producir un volumen de electricidad que consume directamente en su casa. En el momento en el que sus paneles solares fotovoltaicos produzcan más electricidad de la que consume, el pequeño productor vuelca los excedentes a la red eléctrica general. Por otro lado, en los momentos en los que necesite energía eléctrica y los paneles fotovoltaicos no estén funcionando, el pequeño productor puede tomar de la red eléctrica la energía que necesita. En este esquema, el pequeño productor no cuenta con una batería donde almacena la energía, sino que emplea la red eléctrica como soporte para los momentos en los que no puede generar electricidad él mismo. Todas las inyecciones de electricidad a la red por parte del pequeño productor, así como la cantidad que este toma de la red son contabilizadas por un contador de doble sentido.

Finalizado cada día (o el periodo establecido) se contabiliza la diferencia entre la energía que ha inyectado el pequeño productor a la red y la que ha tomado de la misma.
Si el pequeño productor ha consumido más energía de la red que la que ha inyectado, la compañía eléctrica cobrará la diferencia, con un recibo normal.

En cambio, si es el pequeño productor fotovoltaico el que ha inyectado más electricidad de la que ha consumido, la compañía eléctrica deberá compensarle de manera adecuada, ya sea “guardando” el saldo favorable de energía para que, en los periodos menos favorables de producción eléctrica del año, el pequeño productor pueda recuperarla, como compensándolo económicamente. Será cada legislación o el acuerdo alcanzado con la compañía eléctrica la que determine estos puntos.

Ejemplo de balance de en una instalación fotovoltaica conectada con balance neto

Componentes de los sistemas de autoconsumo fotovoltaico inyectado a red

Una de las ventajas de este sistema es que se necesitan menos componentes que en el caso de los sistemas fotovoltaicos aislados, ya que no requiere de una batería que almacene la energía sobrante, por lo que resultan más económicos. Así, un sistema fotovoltaico de autoconsumo con conexión a red en balance neto o net metering sólo requiere de los siguientes elementos:

  • Paneles solares fotovoltaicos– Son los encargados de transformar la luz solar en energía eléctrica. Los paneles solares producen electricidad en corriente continua (CC)
  • Inversores– Es el componente del sistema que transforma las características de la corriente eléctrica que producen los paneles para hacerla apta para el uso doméstico.
    Los inversores transforman la electricidad de corriente continua, que es como sale de los paneles, a corriente alterna que es como se usa en las viviendas. También estos sistemas transforman la corriente eléctrica de 12 V, el voltaje con el que suelen salir del campo de paneles, a 240 V o 120 V que es el que requieren las viviendas de Europa y América respectivamente.
    El inversor puede ser un único aparato que transforma toda la corriente que llega del campo de paneles o bien tratarse de microinversores acoplados a cada uno de los paneles que transforman de manera individual la corriente generada por cada único panel.
  • Contadores de doble sentido– Es el elemento que contabiliza por un lado la cantidad de electricidad sobrante que la vivienda no ha usado y que inyecta a la red como por otro la que la vivienda toma de la red. Este tipo de contadores son semejantes a los que las compañías eléctricas tienen instalados en las vivienda, sólo que con la función de descontar.

Ventajas y beneficios de las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo conectadas a la red.

Ahorro económico

La instalación de un sistema de paneles solares fotovoltaicos para autoconsumo conectado a red, puede suponer un ahorro en la factura de electricidad de en torno al 60% o 90% en función del tamaño de la instalación y de su nivel de cobertura de la demanda. El ahorro se deriva de que al generar electricidad de manera gratuita con el sol para autoconsumo, se deja de gastar dinero en la compra de ese mismo volumen de electricidad a la compañía eléctrica.

Se ha calculado que el periodo de retorno de la inversión (Es decir el tiempo necesario para que la suma de los ahorros generados iguale a la compra del equipo) en un país como España está en un rango de entre 7 y 12 años aproximadamente al precio actual de la electricidad (este tiempo se irá acortando conforme el precio de la electricidad suba). Esto considerando exclusivamente el ahorro producido y sin considerar la posible remuneración que la venta de excedentes a la compañía eléctrica pueda conllevar, lo cual en España aún no está regulado, pero en otros países de habla hispana sí.

Considerando que un sistema solar fotovoltaico puede funcionar por 20 años como mínimo, aunque algunos tipos de reguladores tienen una vida más corta y necesitarán ser cambiados antes, a partir de que se cumpla el periodo de retorno, el ahorro económico que produzca el sistema será neto.

Además, al generar un porcentaje importante de la electricidad que consume de forma gratuita, el productor doméstico sufre mucho menos las posibles fluctuaciones (normalmente al alza) de los precios de la electricidad.

Eficiencia energética, transporte

Producir la energía eléctrica en el mismo lugar en que se consume resulta mucho más eficiente que producirla de manera centralizada y distribuirla. Se estima que en el transporte y la distribución de la electricidad se pierde en torno al 10 % de la misma. Esto supone una gran cantidad de dinero y energía desperdiciados y cuando la energía es origen es fósil, una emisión de CO2 gratuita.

Reducción de emisiones de Co2

Asunto que, aunque está actualmente menos presente, sigue siendo de vital importancia. Los paneles solares fotovoltaicos, al generar la electricidad a partir del Sol, no generan ningún tipo de CO2 en su funcionamiento. La instalación masiva de este sistema, lo cual en pocos años podría ser una realidad debido a las constantes bajadas de precio de los equipos (en los últimos 4 años los paneles solares fotovoltaicos han bajado un 70 % y las previsiones son que la bajada de precios continúe), supondrá una reducción importante de las emisiones de CO2 a la atmósfera.


Fuente: http://www.sitiosolar.com/el-autoconsumo-fotovoltaico-inyectado-a-red/

comentarios proporcionados por Disqus

Productos destacados