Estufas y calefactores: cuáles conviene elegir para ahorrar hasta 3.800 dólares en 15 años

  • Por mariano
  • Publicado hace 3 meses
28 de Mayo de 2021

Estufas y calefactores: cuáles conviene elegir para ahorrar hasta 3.800 dólares en 15 años

El invierno se acerca, el frío ya llegó y quienes necesitan calefactores para su hogar ven en las tiendas todo tipo de opciones en oferta, a gas y eléctricas. Saber elegir es clave ya que, según expertos, a largo plazo, algunas tecnologías permitirán gastar varios miles de dólares menos que otras.

Actualmente están en venta, por ejemplo:

- Estufas eléctricas de cuarzo, halógenas y caloventores desde $ 3 mil.
- Paneles radiantes eléctricos desde $ 7 mil.
- Estufas a gas con salida al exterior a partir de $ 16 mil.
- Aires acondicionados con modo calor desde $ 40 mil.

En materia de precios, hay de todo. ¿Cualquiera de las opciones servirá para soportar el frío y "pasar el invierno"? Probablemente sí.

Pero, aunque se pueda salir del paso pagando lo menos posible por un calefactor, también conviene poner en la balanza los gastos que cada opción generará a lo largo del tiempo. Principalmente, en términos de consumo energético.

Esto debido a que existen tecnologías mucho más eficientes que otras. Es decir, que para generar el mismo calor demandan bastante menos energía, ya que la aprovechan mejor. Y la energía se paga.

"A largo plazo, lo barato sale caro", adelantó Salvador Gil, director de la carrera de Ingeniería en Energía de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).


Al elegir calefactores es clave comparar precios, pero también la eficiencia energética. Foto David Fernández / Archivo

Proyectar el gasto a 15 años

Este experto lideró recientemente un estudio en la UNSAM donde calcularon justamente cuál es el costo final en distintas partes del país de equiparse con cada tipo de calefactor, en una proyección a 15 años.

¿Por qué a 15 años? Porque es la vida útil aproximada de los principales tipos de equipos que se suelen comprar.

¿Y cuáles fueron los resultados? En el caso de Capital y el Gran Buenos Aires (el AMBA), el cálculo arrojó que, para un hogar medio, tomar hoy la decisión de calefaccionarlo con cada una de las opciones generará en los próximos 15 años el siguiente gasto:

- Estufas a gas natural de tiro balanceado: US$ 2.400
- Aires acondicionados clase A o mejor: US$ 3.700
- Caldera a gas natural con radiadores: US$ 4.600
- Estufas eléctricas con resistencia o caloventores: US$ 6.200
- Estufas a GLP (garrafa o tubo) de tiro balanceado: US$ 13.200

Estos montos incluyen las tres grandes fuentes de gasto a considerar: 1) el precio de compra de los equipos; 2) su gasto en electricidad o gas; 3) sus costos de mantenimiento (service y reparaciones).


Los aires acondicionados, aunque son costos de adquirir, aparecen como la opción eléctrica más barata a largo plazo. Foto Emiliana Miguelez / Archivo

El informe, al que accedió Clarín previo a su publicación, detalla que el cálculo se hizo considerando:

- Un consumo en calefacción de 650 m3 o 7 MWh anuales, que es lo típico para un usuario medio residencial en el AMBA, según surge de estudios previos.
- Los costos de equipos de calefacción y las tarifas de energía (gas, electricidad) vigentes en julio de 2020.
- Costos de combustible y mantenimiento proyectados a valor presente, con una tasa de descuento del 7%.

La conclusión fue que, en esta región, "las tecnologías de calefacción de menos costo total" son las estufas de tiro balanceado a gas natural, los aires frío-calor con etiqueta de eficiencia A o mejor, y las calderas con radiadores.

Es decir, justo los equipos que resultan más costosos de comprar en un comienzo.

"Si además se tiene en cuenta que los equipos de aire acondicionado se pueden utilizar tanto en invierno como en verano, resulta así que estos dispositivos son muy adecuados para las viviendas", destaca el informe.

"Entre los más costosos de usar, en cambio, están los caloventores, las estufas con velas de cuarzo, los radiadores. Y también los paneles, que quizás consumen la mitad que una estufa de cuarzo, pero también calientan menos", explicó a Clarín Salvador Gil, que es doctor en Física.

Con la misma energía, agregó, un aire acondicionado logra producir el triple y hasta el cuádruple de calor que un caloventor o que cualquier otro calefactor eléctrico.

Del cálculo a 15 años surge que elegir estufas de tiro balanceado le permitirá a un hogar medio gastar US$ 3.800 menos que con las eléctricas. Y elegir un aire, US$ 2.500 menos.


El 36% del gasto energético anual de los hogares se destina a calefacción, y se concentra en pocos meses. Foto Shutterstock

Cómo es la ecuación en otras regiones del país

Según los expertos de la UNSAM, las conclusiones sacadas para el AMBA respecto de las tecnologías menos costosas pueden aplicarse a toda la zona centro-norte de la Argentina, lo que incluye a grandes ciudades como Córdoba y Rosario.

Las diferencias empiezan a aparecer a medida que se va hacia el Sur, ya que en climas más fríos el rendimiento de los aires acondicionados para calefaccionar es menor, y hay una relación diferente entre las tarifas de luz y gas.

A menores temperaturas, según el cálculo, lo que cobra más atractivo es el uso de estufas y calderas a gas, en detrimento de los aires. Y emplear estufas eléctricas termina costando una fortuna.

Así, por ejemplo, para Mar del Plata las mismas proyecciones a 15 años arrojan estos resultados:

- Estufas a gas natural de tiro balanceado: US$ 2.900
- Aires acondicionados Inverter clase A++: US$ 4.000
- Aires acondicionados comunes clase A: US$ 4.300
- Caldera a gas natural con radiadores: US$ 4.800
- Estufas eléctricas con resistencia o caloventores: US$ 9.800
- Estufas a GLP (garrafa o tubo) de tiro balanceado: US$ 21.200

Y para Bariloche, en Río Negro, los valores proyectados son:

- Estufas a gas natural de tiro balanceado: US$ 3.500
- Aires acondicionados Inverter clase A++: US$ 7.400
- Aires acondicionados comunes clase A: US$ 8.200
- Caldera a gas natural con radiadores: US$ 5.200
- Estufas eléctricas con resistencia o caloventores: US$ 17.500
- Estufas a GLP (garrafa tubo) de tiro balanceado: US$ 25.30


En la Patagonia, usar aires acondicionados para calefaccionar es menos conveniente. Foto AFP / Archivo

En el Sur, "debido a los mayores subsidios al gas natural, este combustible cuesta casi la mitad por unidad de energía que en la zona centro-norte, mientras que la electricidad es algo más cara que en el GBA", explica el informe.

"Por lo cual -sigue-, en esta región, donde existe gas natural por redes, las estufas de tiro balanceado y las calderas duales (para calefacción y agua caliente) a gas natural son las opciones más adecuadas."

Las opciones más eficientes y cómo reconocerlas

Entre los aparatos eléctricos, según los especialistas, los artefactos más convenientes para calefaccionar en la región central del país son entonces, y por lejos, los aires acondicionados.

¿Cómo buscar y reconocer a los más eficientes? Porque las tiendas destacan que tienen tecnología Inverter y porque tienen una letra A en su etiqueta de eficiencia energética, tanto para el modo frío como para el modo calor.

Por su parte, a la hora de comprar una estufa a gas, Gil recomienda pedir las de etiqueta de eficiencia A, ya que ahorran mucha energía al tener encendido electrónico (sin llama piloto) y termostato.


Los aires más eficientes en la actualidad son los Inverter con etiqueta de eficiencia A. Foto Emiliana Miguelez / Archivo

¿Cómo bajar el gasto de energía sin grandes inversiones?

Con los calefactores ya comprados, sean cuales sean, lo que conviene hacer para gastar lo menos posible en gas o electricidad es cuidar al máximo el calor generado.

Según Gil, para ver resultados relevantes en esta materia no hace falta necesariamente hacer inversiones importantes, como cambiar ventanas o sumar aislantes en pisos y paredes.

Muchas veces, explica, veces basta con tomar medidas sencillas dentro del hogar, con costos moderados o directamente nulos. Por ejemplo:

- Colocar burletes en puertas y ventanas para reducir las infiltraciones de aire, o cambiar los que estén gastados. "Es barato y genera mucho ahorro", según el experto de la UNSAM.
- Usar persianas, cortinas o postigos de madera: cerrarlos bien de noche para evitar pérdidas de calor; y abrirlos de día para aprovechar el sol.
- Sellar ventanas que no se abren con frecuencia usando polietileno transparente y cinta de carpintero, lo que genera el mismo efecto aislante de un doble vidrio.
- No sobrecalefaccionar. Usar termómetros y termostatos para no excederse de los 18 o 20 grados, que resultan suficientes para el confort. Por cada grado que se aumenta, el consumo crece un 15%.
- Prender en mínimo el ventilador. Sin un gasto relevante de energía, eso evita que el aire caliente (que tiende a subir) se concentre contra el techo, dejando fría la zona en la que están las personas.


Por: Martín Grosz

Fuente: Clarín

comentarios proporcionados por Disqus

Productos destacados