Qué cambios introduce en la utilización de energías renovables y eficiencia energética la Norma IRAM 11900

  • Por mariano
  • Publicado hace 23 días

25 de febrero de 2019

Qué cambios introduce en la utilización de energías renovables y eficiencia energética la Norma IRAM 11900


¿Qué cambios introduce la Norma 11900?

Hacia fines de diciembre 2017 fue publicada la nueva edición de la norma IRAM 11900 Prestaciones energéticas en viviendas. “Método de cálculo y etiquetado de eficiencia energética”. El documento, elaborado por los especialistas y sectores profesionales que forman parte del Subcomité de Eficiencia energética en edificios de IRAM, establece un cambio de paradigma en lo que respecta a la evaluación de la eficiencia.

El cálculo está conformado por los aportes para las diferentes prestaciones energéticas: energía primaria para calefacción y refrigeración, agua caliente sanitaria (A.C.S.), los consumos de energía de los sistemas y los equipos de calentamiento de agua existentes, tanto los convencionales como aquellos que utilizan colectores solares térmicos y los sistemas llamados “híbridos”.

En lo que se refiere a la iluminación, el procedimiento descripto en la norma establece los requerimientos de energía primaria para las instalaciones de iluminación en viviendas, el cálculo de las horas necesarias de iluminación artificial y su correspondiente valor de eficiencia energética.

¿Hace mención al uso de energías renovables?

La IRAM 11900 incorpora también un apartado para las energías renovables. Cuando el ambiente posea una instalación de aprovechamiento de energía solar térmica para la producción de agua caliente sanitaria (A.C.S.), se considera el aporte de ésta al sistema. Del mismo modo, cuando la vivienda posea una instalación de producción de energía solar fotovoltaica para la generación de energía eléctrica, se estima el aporte de ésta al sistema en términos de energía primaria.

Además, se adicionó un capítulo de “Estrategias pasivas de diseño arquitectónico (EPDA)” con el fin de establecer pautas constructivas en la etapa de proyecto y, de esta manera, lograr el uso eficiente de la energía en el sector de viviendas residenciales. Entre ellas se contemplan la aislación térmica, la inercia térmica, la protección solar, la ventilación natural, la captación solar, la humidificación y el entorno.

La norma incluye para la realización de los cálculos una base de datos climáticos para 18 localidades de nuestro país.

El resultado de estas evaluaciones se refleja en la etiqueta que permite calificar a la vivienda en la escala de eficiencia que va desde la letra A (más eficiente) hasta la letra G (menos eficiente).

¿Por qué es importante etiquetar una vivienda?

El etiquetado de eficiencia energética permite tomar conocimiento del gasto energético de la vivienda traducido en kWh/m2 (kilowatts hora por metro cuadrado), es decir que, determinando el consumo y realizando un relevamiento del espacio en materia de equipos de climatización instalados, materiales constitutivos de la envolvente, lugar de emplazamiento de la vivienda (zona bioclimática, orientación, etc.) y sistema constructivo en general, se puede identificar aquellos ítems que requieran de una mejora para aumentar el ahorro de energía.

¿Se puede establecer un paralelo del gasto energético que podría tener una vivienda clase ‘G’ con respecto a una ‘A’?

La norma IRAM 11900 establece una escala de clases de eficiencia energética donde cada una de ellas está relacionada con un Índice de prestaciones energéticas (IPE %) que muestra el ahorro de energía porcentual de la vivienda. Es así que para que una vivienda alcance la clase A debe tener un consumo de energía de un 20% o menos; mientras que, en el otro extremo, la letra “G” indicará un consumo de aproximadamente un 75% o más.

¿Se están homologando viviendas con este etiquetado?

Las normas que IRAM desarrolla y publica son, en principio, de carácter voluntario hasta tanto el Estado emita alguna legislación (nacional, provincial o municipal) capaz de exigir su cumplimiento. En el estudio de esta norma en particular, el Subcomité de Eficiencia energética en edificios contó con la activa participación de representantes de la Secretaría de Energía, quienes están impulsando el etiquetado de eficiencia energética en diversos sectores.

¿Están recibiendo consultas de los colegios de Arquitectos y afines para empezar a implementar esta herramienta?

En la mesa de estudio de la IRAM 11900 han participado los representantes de los colegios de profesionales como así también del ámbito académico. Hasta el momento, las consultas han sido de distintos ámbitos de la construcción, mayormente de desarrolladores de proyectos de edificios.

¿Qué debe hacer un ciudadano que desee certificar su vivienda? ¿Cuánto puede demorar el etiquetado de una vivienda?

El primer paso es concurrir a un ente certificador y solicitar la evaluación de la vivienda. El etiquetado consta de un cronograma de auditoría, con visitas programadas del evaluador y posterior análisis de los datos relevados. Los tiempos dependerán de una serie de variables que tienen que ver con las características de la vivienda, el esquema de auditorías, y la obtención de los resultados.


Por: Gastón Fenés.

Fuente: Energía Estratégica

comentarios proporcionados por Disqus

Productos destacados

  • Orbis 958GPO
    Orbis 958GPO
    • Índice de consumo del horno (%): 48.6
  • Carrier 53CNG0921F
    Carrier 53CNG0921F
    • Marca: Carrier
    • Modelo: 53CNG0921F
    • ean: CARR921F
    • Link al productor: http://www.carrier.com.ar/productos/nexgen-smart/
  • LONGVIE CN314SS-E
    LONGVIE CN314SS-E
    • Consumo de energía (kg/año): 371
  • ORBIS 315 KPO
    ORBIS 315 KPO
    • Consumo de energía (m3/año): 369
  • Carrier 53CNG1801F
    Carrier 53CNG1801F
    • Marca: Carrier
    • Modelo: 53CNG1801F
    • ean: CARR1801F
    • Link al productor: http://www.carrier.com.ar/productos/nexgen-smart/